Opinión

¿Qué política queremos?

Desde hace tiempo sólo vemos por la televisión y por los medios políticos que se insultan entre ellos, que sacan las vergüenzas ajenas y esconden las suyas, que viven instalados en el permanente descrédito a los demás y alabanza a los suyos, sin importarles el ruido o los daños que causen. Nos han acostumbrado durante tanto tiempo que parece que ahora nos creemos que la política es eso: personas sin oficio ni beneficio, que se dedican a insultar, a ofender y a dar su opinión sin que nadie les pregunte. Que no han hecho nada en su vida, pero que pretenden vivir de la política y de nosotros a cualquier precio. Que vienen a mandar, a lograr el poder a cualquier precio, sin importarles los votantes ni las personas, pero a vivir luego de ellos. A imponer sus ideas a quienes no piensan como ellos y a insultar a quienes no comulgan. Para ellos, todos son rojos o fachas, y no merecen ni el respeto.

Por ello, cuando salen personas honradas en la política, que saben que gobiernan para todos, no sólo para los suyos. Que no quieren vivir de la política ni enchufar ni ganar dinero. Que se empeñan en ser responsables y en no insultar ni ofender a otros ciudadanos o partidos, nos parece tan fuera de lugar. Porque eso es lo que debe ser la política: el arte de gobernar ciudades. Llevamos tanto tiempo engañados por los políticos profesionales, los que viven de esto o aspiran a hacerlo, que nos sorprendemos de encontrar un justo en Sodoma.

Desde el PSOE condenamos la política del desprecio, del insulto, la política que trabaja por intereses personales o de partido. La política sólo tiene sentido si es justa, honrada y al servicio de los segorbinos y segorbinas. Mientras los ciudadanos quieran personas honradas, responsables y respetuosas, estaremos ahí, condenando a todos aquellos, sean del partido que sean, que sólo vengan a hacer la política su forma de vida.

Deja un comentario