ActualidadOpinión

Las meteduras de pata del partido de la oposición.

En el pleno de hoy el PP ha traído a nuestro pleno municipal una de sus mayores meteduras pata a nivel autonómico. Y es que no se puede quedar bien con todo el mundo a la vez, ni se puede tratar de entorpecer a una comunidad poniendo en juego nuestra tradición, nuestra cultura y a nuestra gente. Una muestra más de que, para el PP, todo vale con tal recuperar el poder; todo se puede usar para atacar al otro, y si se rompe algo por el camino, ya lo arreglará quien venga detrás.

Ahora la irresponsabilidad y la ambición del PP han puesto en peligro los festejos taurinos de Bous al Carrer, por mucho que intenten echar balones fuera. En noviembre de 2017, con el fin de contentar al colectivo médico, el PP propuso un PnL para incorporar un segundo médico a los festejos taurinos de ciudades de más de 5000 habitantes. La propuesta fue aprovechada por Podemos,que la amplió para dar mayor seguridad a los eventos, aumentando su coste. Pese a que el PP intentó retirarla, el mal ya estaba hecho. El mundo taurino se puso en pie de guerra y el PP, tratando de congraciarse con el mundo taurino tras destapar la Caja de Pandora, ahora piden su derogación, la derogación de este hijo díscolo, de este problema que ellos mismos crearon, Desde el PSPV se planteó, entre otros, por José María Ángel Batalla, que la ley no pasara al DOGV. El Alcalde, Rafael Magdalena, ha explicado que el Ayuntamiento de Segorbe ya se ha posicionado con respecto a esta nueva regulación y el Alcalde, en representación de todos los segorbinos, firmó el pasado mes de enero un documento junto a otros alcaldes de la provincia de Castellón para pedir la derogación de dicha ley. El próximo miércoles 14 hay un pleno extraordinario de Les Corts, a instancias de Compromis y PSPV,para impedir que dicha ley siga complicando a nuestros pueblos y a nuestras tradiciones.

De nuevo el PP, tratando de contentar a los médicos, enfada a los taurinos, y para congraciarse, trata de derogar la ley que él mismo promovió con su afán de recuperar el poder al precio que sea.

Pero no todo vale en política. Y menos cuando se vende nuestra cultura, nuestra tradición, nuestro deporte y lo que ellos necesiten para sacar rendimiento político. Al final, el caro precio de desmontar nuestra sociedad lo pagamos todos nosotros, los segorbinos y segorbinas, y no ellos.

Deja un comentario