Opinión

Las fiestas de los 10 minutos

En este 2019, ustedes pueden permitirse el lujo de llegar 10 minutos tarde a los actos: ninguno empieza a su hora. Aunque no es más que el principio de unas fiestas caóticas y desorganizadas. Esto tendría poca importancia si el incomPPetente equiPPazo no lo hubiera criticado con anterioridad. Pero han criticado tanto y tan gratuitamente que ahora todo les sale a la cara.

Porque no solo comienzan repetidamente tarde aquellos que una vez exigieron puntualidad. Es que hemos tenido calles a oscuras durante las procesiones, semáforos apagados por las lluvias, vallas apiladas en el recorrido de la procesión (en la misma fuente del Agua Limpia), boñigas de caballo pisoteadas en la puerta de Santa María durante la procesión de la Esperanza, carrera de cintas interfiriendo con el cross de Segorbe, coches por el medio de Sopeña durante el concurso infantil de dibujo, niñas y concejales abandonados a su suerte en los actos, sin nadie que informara, calles sin iluminación de fiestas, citas “puntuales” y protocolo donde no había nadie del equiPPo de gobierno, fuentes ornamentales apagadas durante todas las fiestas porque están averiadas, pese a que se ha externalizado su mantenimiento, igual que la sonorización de los actos (¿hay que pagar votos y favores?), una batalla de flores que pasará a ser batalla de confetti, carrozas que no se podían cruzar en Fray Luis Amigó porque no cabían, embotellamientos en las rotondas amenizadas con música rosendera, …No solo han pecado de lo que acusaban al anterior equipo de gobierno: han sobrepasado todos los límites. Una imagen lamentable para quien nos ha visitado durante las fiestas.

A la vista de esto, uno se pregunta si sus críticas durante los pasados 4 años no eran sino para desacreditar al equipo de gobierno anterior, con el fin de conseguir el poder a cualquier precio. El anterior concejal de fiestas y su equipo fue un ejemplo de organización, seriedad, modernización, democratización y evolución de las fiestas. A la vista de esto, año en el que todos los cambios han sido simplemente por llevar la contraria, por odio y por evitar hacer algo que funcionaba, y cuya involución, cuya vuelta atrás en varios actos la hemos pagado todos los segorbinos con la pérdida de calidad, de variedad e incluso de libertad en nuestras fiestas. El actual equiPPo de gobierno no está a la altura de las fiestas que Segorbe merece.

La lista es interminable, y sigue. Todos nos preguntamos si serán capaces de hacer la procesión de la Cueva Santa bien, a la vista de lo que ha pasado en la Esperanza y el Loreto. Aunque el ayuntamiento se declara irresponsable. Todo son causas ajenas, ellos no deben nada. Será la Banda, a la que no invitaron en la presentación, o la Comisión de Toros o la de fiestas. Ellos no.

Ahora el equipo de gobierno es irresponsable; es todo una confabulación judeomasónica izquierdista en contubernio con el comunismo rojo. Pero ellos no: ellos llevan la vara, ellos son el poder. Ellos son el gigante de pies de barro que se obsesiona con hacerse fotos y selfies para aparentar que todo va bien, para vender humo, mientras el caos, la inoperancia y el despilfarro de instalan en nuestro ayuntamiento. Se acercan malos tiempos para nuestra localidad. Y si no, al tiempo.

Deja un comentario