mié, 16 Oct 2019

El PP sigue viviendo a costa de los segorbinos

El pleno celebrado ayer en el Ayuntamiento de Segorbe puso de manifiesto la actitud del actual equipo de gobierno del PP, que hizo una modificación de créditos para, entro otras, aumentar la partida destinada a órganos de gobierno. El PSPV-PSOE Segorbe, ante tales desmanes, presentó una moción de urgencia para reducir sueldos e indemnizaciones a la mitad, que la alcaldesa no se molestó ni en debatir.

El pleno aprobó una modificación de créditos de 159k€ destinada, según el equipo de gobierno, a paliar las imperiosas necesidades de capital que tienen algunas partidas, entre ellas la de dietas del equipo de gobierno y seguridad social, partidas que en julio, cuando se subieron desorbitadamente los sueldos, dijeron que tenían suficiente dinero. Ahora la realidad es que con los impuestos de los segorbinos y segorbinas tenemos que financiar aún más las retribuciones del equipo de gobierno, y su amor a Segorbe se cuantifica en euros contantes y sonantes.

El mismo pleno aprobó por unanimidad el nombrar una calle con el nombre de dos ilustres segorbinos, D. Eduardo Solsona y Dª Manolita Belis, negándose a debatir la propuesta socialista de poner el nombre a dos calles diferentes, ya que eran dos personas. También en ese mismo pleno se aprobó el inicio y delegación en la junta de gobierno de dos contratos con empresas privadas con un importe previsiblemente abultado, del orden de 750k€. La delegación en la junta de gobierno, aduciendo razones de agilidad, es una muestra más del oscurantismo y la falta de transparencia del equipo de gobierno. Hace dos años, este mismo trámite fue encargado al pleno, de conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional Segunda del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre, del que se desprende que el órgano competente para la aprobación de los expediente es el Ayuntamiento Pleno.

Por último, en el apartado de ruegos y preguntas, la alcaldesa evitó responder a la mayoría de las preguntas que se le dirigieron, escudándose en sus concejales. También se le preguntó a la alcaldesa por las filtraciones de documentación municipal al PP, o por los regalos hechos con dinero municipal al presidente del PP, Pablo Casado, en una cena del partido para simpatizantes y militantes, con el photocall del PP de fondo. Tanto la alcaldesa como los concejales practicaron el “pregunta lo que quieras, que yo contestaré lo que me dé la gana”. Las respuestas, a caballo entre las medias verdades y las evasivas, fueron vergonzosas y no sirvieron de control al equipo de gobierno como establece el ROF, sin permitir la alcaldesa ninguna intervención en las respuestas e impidiendo que los temas municipales se vean con luz y taquígrafos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: