Dos caras de una misma moneda

Esta semana ha habido dos plenos extraordinarios en el Ayuntamiento de Segorbe. El primero, a petición del equipo de gobierno, formado por el PSPV-PSOE y SP, para realizar una modificación de crédito para comprar el edificio de la Antigua Casa de Postas de la calle Colón, y poner en marcha por fin el proyecto del GMS de dotar a nuestra localidad y comarca de más y mejores servicios para nuestros mayores. Pleno extraordinario por el que el PP se molestó, ya que interfería con sus jornadas laborales y les suponía un grave y lesivo trastorno.

El segundo pleno extraordinario, a petición del PP, no les supuso sin embargo un trastorno a los concejales de la oposición, aunque fuera un pleno improductivo, electoralista y demagogo. Un pleno en el que, de nuevo,el PP trata de apropiarse de los símbolos, de las religiones, de ahondar en los problemas con el fin de posicionarse y congraciarse para tratar de arañar votos en las siguientes elecciones. En dicho pleno el PP propuso volver a recriminar a Mónica Oltra por el asunto del Colegio la Resurrección, y pedir a Vicent Marzá una reunión sobre el conservatorio de Segorbe. De nuevo temas estériles por la ausencia de competencias en un tema y el continuado trabajo,demostrado en el pleno, del Equipo de Gobierno en el segundo. Como colofón del amarillismo, el PP vota en contra de pedir explicaciones a Mónica Oltra o recuperar el centro de menores para Segorbe.

Estos dos plenos han sido una prueba más de la sumisión de la política del PP a intereses puramente partidistas, de carácter exclusivamente mediático, y con el único fin de tener repercusión el los medios y buscar posicionarse en temas siempre personales, delicados y privados, que acaban por destruir y dividir. Y eso justifica la petición del pleno del PP, que luego se molesta por el pleno del Equipo de Gobierno destinado a trabajar por Segorbe, a construir, a dar pasos en la dirección que el equipo de gobierno ha decidido,dirección que, obviamente, nunca apoya ni comparte un PP preocupado únicamente por su rédito electoral y olvidándose de Segorbe y los segorbinos. Ahí está la gran diferencia entre PP y PSOE, para quién trabajamos cada uno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: